Consejos para organizar un viaje de incentivo

Consejos para organizar un viaje de incentivo

01 Sep 2017
Diners Club

Dentro de los viajes corporativos, existe una tipología de desplazamiento que no siempre es explotada en las empresas. Son los viajes de incentivo. Ya sea como premio a los trabajadores o como acción de team building para reforzar los vínculos entre equipos. A continuación, te explicamos aquellos puntos clave de los viajes de incentivo.

¿Por qué son positivos los viajes de incentivo?

Los beneficios son muchos, tanto desde el punto de vista del trabajador como para el conjunto de la compañía.

  • Motivación laboral del empleado. Cuando un trabajador sabe que la recompensa al trabajo bien hecho es un viaje de incentivo, se verá motivado a trabajar más y mejor. Es una prueba de que su trabajo es valorado, lo cual derivará en sentirse más cómodo y feliz dentro del entorno, repercutiendo positivamente en su trabajo.
  • Mejora de los vínculos entre trabajadores. Este tipo de viajes corporativos son una buena herramienta para favorecer la unión entre los trabajadores, impulsando las relaciones dentro de la empresa. Este hecho se verá reflejado directamente en la productividad dentro de la empresa así como en la creación de un ambiente laboral que incite al trabajo y al esfuerzo.

¿Qué tipos de viajes de incentivo existen?

Cuando se habla de viajes de incentivos, no hay una carta cerrada en la que escoger. Es decir, puede haber tantos viajes de incentivo como ocurrencias tenga la propia empresa. Sin embargo, sí que hay algunos tipos que son más usuales, los cuáles te explicamos a continuación.

  • De lujo o relax. Dentro de este tipo de viajes de incentivo se encuentran aquellos en los que se le otorga al trabajador una estancia pagada en un hotel de alto standing con gastos pagados, o en algún tipo de balneario, etc.
  • Actividades. Esta tipología de viajes de incentivo abarcan aquellos viajes que giran en torno a la realización de actividades en grupo. Ya sean actividades al aire libre, en espacios cerrados, deportes en grupo etc. Este tipo de viajes corporativos son perfectos para mejorar el ambiente de grupo y el sentimiento de pertenencia a la empresa.
  • Cultural. Este tipo de viajes de incentivo pueden ser una muy buena idea si lo que deseas es planificar algo rápido y cuyo coste no sea muy elevado. Además, llevar a tus trabajadores a ferias o exposiciones es una forma de ensalzar los valores de la empresa y crear cohesión de grupo.

 

Chica en el aeropuerto_viajes incentivos

 

¿Cómo organizar un viaje de incentivo?

Si lo planificas bien, organizar un viaje corporativo de esta clase no tiene que resultar complicado. Aquí recogemos algunos consejos para planificar un viaje de incentivo:

  • Tipo de participantes. Debemos conocer cuáles pueden ser sus gustos, preferencias, así como sus rangos de edad. Esto es una parte muy importante, ya que, si el rango de edad es elevado, quizá los viajes de aventura sean menos acertados que aquellos en los que reciban una estancia de hotel y relax.
  • Capacidad de gasto. Una vez sepas lo anterior, conviene conocer los costes que la empresa está dispuesta a asumir y el presupuesto total disponible para efectuar el viaje.
  • Destino y fechas. Se debe elegir el destino ideal y las fechas más adecuadas para que el viaje corporativo salga a la perfección y no surjan imprevistos.
  • Elección de actividades. Es muy importante programar las actividades que van a ser realizadas en el viaje de incentivo, en función de la tipología del viaje. De este modo, aquellas actividades enfocadas principalmente a los temas del negocio y aquellas que se dediquen puramente al ocio deberán planificarse adecuadamente.
Etiquetas: viajes